Papel del psicólogo entre familia y escuela

Desde mi amplia experiencia como psicóloga privada y desde la mirada sistémica de otras formaciones y de las constelaciones familiares, quiero compartir con vosotros una manera de intervenir de forma breve y eficaz (en una sesión, a veces dos), cuando aparecen dificultades en la escuela, ya sean en conductas, en disciplina, en atención/concentración, en rendimiento académico, etc.

Los padres acuden a la consulta, ya que es un espacio exterior al centro educativo donde se pueden trabajar esos temas que, a pesar de repercutir allí, tienen su origen en el sistema familiar. Vienen derivados por un pediatra, maestro u otro profesional y, frecuentemente, por propia iniciativa, por la gravedad de la situación, etc., o quizás porque alguien les ha hablado de las constelaciones familiares.

El trabajo es conjunto con los padres y el hijo, a veces les acompaña algún hermano y observa. Las sesiones tienen una duración de alrededor de una hora y media, durante ese tiempo se expone el problema, se elaboran hipótesis, se comprueban y se enfoca hacia la solución. Las edades de los hijos varían. Como el objetivo es que salga a la luz «aquello que hace que el niño esté así», utilizo muñequitos que representan a cada miembro de la familia, observando la dirección de la mirada y la distribución en el espacio.

Es una forma rápida de representar el inconsciente, dado que se está mirando desde una tercera posición —observando todo desde fuera—, como si de una obra teatral se tratara. Esto favorece la aparición de hechos dolorosos que están bloqueando el desarrollo adecuado del niño, llevándolo «por amor» a acciones perjudiciales. Con esta distancia, se protege a la familia emocionalmente y sólo al final de la sesión se facilita el contacto físico entre los miembros de la familia para hacer un buen anclaje emocional.

Desde que establezco el primer contacto con los padres y me plantean la dificultad, siempre les tengo presentes, también al hijo, a la escuela y al sistema familiar de los padres. Presto mucha atención al lenguaje verbal y no verbal, para detectar las incongruencias, las omisiones… y centro la atención solamente en lo esencial, con preguntas como: ¿qué ha pasado en esa fecha, cuando se inicia la conducta?, ¿alguien tenía dificultades con esas asignaturas?… Expuesto de forma sencilla, el trabajo tiene cuatro momentos diferentes (véanse figuras 1, 2, 3 y 4): Lo explicitaré con diferentes ejemplos en un resumen de lo esencial: Un niño de ocho años con buen expediente académico y de comportamiento co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

DOCE: Asociación para la creación de entornos de aprendizaje.

C/ San Juan Bautista de la Salle 16   50012 Zaragoza

Tlfn: 686 70 23 71

a12gestiondecursos@gmail.com

Títulos Acreditados

Imágenes de Instituciones

Suscríbete